La danza en Tijuana: Entrevista a Sandy Rubio

Esta entrevista forma parte del proyecto de investigación de Problemática Urbana: Danza en la Frontera Norte. Esta entrevista se divide en tres ejes: su trayectoria individual, su trayectoria laboral y su proceso de profesionalización, y por último su percepción sobre la evolución de la danza en Tijuana.

Me gustaría que te presentaras, que me dijeras tu nombre completo, tu edad y tu nivel de escolaridad.

Sandy Rubio – Mi nombre completo es Sandra Luz Rubio Flores y mucha gente me conoce como Sandy Rubio. ¿Mis inicios en la danza? Bueno, yo estudié hasta la preparatoria, estaba en Mercadotecnia en la UABC en 5to semestre, estaba estudiando a la par en el diplomado Lux Boreal, fue el primer encuentro que yo tuve con la danza contemporánea. Cuando estaba en 5to semestre se me presentó una oportunidad y los ensayos eran en las mañanas. Fuimos elegidos en un concurso que organiza el Sushi New Wave Showcase, que es en San Diego. No podía desaprovechar la oportunidad y preferí pausar la escuela, o sea, darme de baja temporal.

Terminé los diplomados. De hecho fui a Mazatlán a la Escuela Profesional de Danza Contemporánea (EPDM), estuve un tiempo allá. Mi objetivo era audicionar, y claro que me di cuenta de un montón de cosas ¿Era lo que quería? Me iba a encerrar 4 años allá para hacer lo que ya estaba haciendo, que era bailar. Porque afortunadamente mientras estábamos en el diplomado, nuestros maestros nos dieron la facilidad, su apoyo ¿no? Nos buscaban funciones, que en la Feria del Libro, en el IMAC… Primero empezamos por una pieza que ellos nos montaron, después como en grupo hubo mucho esta necesidad de crear pues entonces ya fue cuando estaba formándose La Silla y Betalab, entonces ya era más padre porque presentábamos una pieza de La Silla, presentábamos una pieza de Betalab, presentábamos una pieza de nuestros maestros. Ya íbamos a la UPN… Ah, porque el diplomado está avalado por la Universidad Pedagógica Nacional solamente que la sede era la Casa de la Cultura porque las instalaciones de UPN no son las adecuadas para danza.

Y pues así, así fue cuando empezamos a agarrar ‘el callo’ ¿no? Fue más fácil para nosotros porque mientras estábamos ahí, en el diplomado, pues estábamos aprendiendo directamente porque pedíamos los consejos a nuestros maestros, estábamos haciendo piezas, creando y aparte estábamos bailando. Entonces es de lo que me di cuenta, en sí ya estaba haciendo eso y pues ya me decidí, así que regresé acá a Tijuana, ya estaba yo con Lupita… María Yzabal, junto con ella fundé Betalab. Ella es otra de las fundadoras, somos 2. Sí, o sea, claro que estábamos bailando con La Silla y todo pero pues sí, siempre estuvo como muy dividido este asunto ¿no? Nos prestábamos bailarines.

Entonces regresé, y de hecho ese era mi plan, irme a la EPDM, regresar, y a bailar con Lupita en Betalab. El asunto es que cuando regresé con la idea de “me voy a dedicar de lleno a esto”, me salieron clases para dar. Empecé antes del diplomado, de hecho olvidé mencionarlo, yo estaba en la Compañía Teatral Judy Garland. Estuve un año antes de entrar al diplomado. Inmediatamente entré así para bailar y a los dos meses me hicieron maestra y todo eso, digo, pues algo vió en mí, esta Xóchitl, pues yo la considero mi madrina en la danza, fue la primera como algo vió en mí, o sea nadie me tenía fe en la vida. Solamente ella. Estuve ahí en Judy Garland, y el IMAC junto con la Compañía Judy Garland me becaron, fui 3 años becada del dimplado Lux Boreal. Estuve en el primer diplomado, en el segundo no porque era cuando me iba a ir para allá, el tercero y el cuarto sí.

Ahí fue cuando empecé a bailar danza contemporánea, porque estuve becada. Después, cuando ya decidí “Vale, me voy a dedicar por completo a la danza contemporánea, con el grupo, bla, bla, bla…” ¿Pues qué? La única opción era dar clases. Me tenía que partir en mil, o sea, en la mañana iba a la escuela, después iba al diplomado, después daba mil clases, todo esto para poder sobrevivir.

¿Estabas en la universidad en Mercadotecnia?

Sandy Rubio – Sí, estaba en la universidad en Mercadotecnia, salía y me iba al diplomado, salía y en las noches a dar clases, y ya en la madrugada las tareas. Por eso también fue que me decidí a pausar eso, o sea, digo… ¿Qué caso tiene? Y la danza es muy egoísta, o sea, fue más fácil decidir primero dedicarme a la danza para que no me comiera la juventud y ya en un futuro pues seguir con este tipo de estudios ¿no?

Y mucha gente me decía ‘No, sigue estudiando’ ’¿Cómo te vas a quedar así sin saber nada?’. Creo que aprendí más dejando la universidad que estando ahí, como por estas limitaciones, y como yo tenía este peso de “No, no, no. Voy a dejar la universidad, me voy a hacer bien ignorante”. Fue al contrario, cualquier cosa que me interesaba me ponía a investigar, y fue ahí cuando empecé a leer un poco más de psicología, como de las etapas de Freud y todo eso, entonces me empecé a engranar como en leer libros de un poco de todo, porque no puedes abarcar todo ¿no?

Creo que fue entonces cuando más aprendí o maduré, no sé. Y bueno, dejé la universidad y nadamás me quedé ensayando, de lleno. Haciendo coreografías y todo eso junto con Lupita. En el diplomado y en las noches dar clases, dar clases, dar clases. De hecho pues a la fecha creo que ha sido mi ingreso más fuerte. Igual sí me gusta la docencia, bastante, pero por ejemplo en una academia sabes que es solamente un ingreso, o sea, siempre tienes que estar dando clases en academias porque sí tengo, y es que prácticamente antes de empezar en la danza contemporánea pues ya estaba dando clases, por lo tanto tengo 7 años en la docencia. Creo que eso me ha ayudado un montón.

Por ejemplo, ahorita me ha tocado dar clases, estamos con Ramón García, él es un plástico de Mexicali, él tiene un proyecto que es dar clases, dar un taller de sensibilización a las artes en las cárceles. Entonces él lleva ya unos añitos con esto. El año pasado se ganó el PECDA, nos invitó a Lupita y a mí a dar talleres. O sea, él da sus talleres de pintura, de artes. Pero él lo que quería es que también, o sea, supieran de otras cosas, entonces empezó a invitar a una chica de teatro, a una chica de música como para que esté con la guitarrita y también nos invitó a nosotros para trabajar con el cuerpo, no puedes ir y decir “Apréndete esta frase”, tiene que ser trabajo con el cuerpo, y fue una experiencia súper padre. Pues a partir de ahí trabajamos. La primera vez fue impresionante, porque ya ves todos estos tabúes que tienes de las películas, pero creo que han sido las mejores alumnas que yo he tenido…

¿En la cárcel de mujeres?

Sandy Rubio – Sí, con las mujeres. Ya ahorita te voy a platicar, ya vamos a ir con los hombres y todo, pero fue como todo un proceso ¿no? Entonces han sido las mejores alumnas que hemos tenido. O sea, llegamos y nos topamos con que, por ejemplo, ellas no se pueden tocar entre ellas, de “hola, amiga”, ni saludarse de beso, no pueden cruzar la pierna, o sea, son como cositas así. Definitivamente Lupita y yo nos vimos a los ojos y fue… Lo que pasa es que ya estamos súper conectadas, con una mirada ya, entonces nos vimos a los ojos y ya sabíamos lo que teníamos que trabajar. Nos pusimos a hacerles dinámicas de confianza y estaban fascinadas. Nos topamos con que se respetaban tanto, más que cualquiera, más que nosotros mismos en clase o jugando de repente, y ellas no. O sea, súper serias, dispuestas, ahí, o sea, se estaban tocando entre ellas, años sin tocarse. Y se estaban tocando por primera vez, y se respetaban. No, fue muy impresionante, muy padre. Muy padre. Pues eran chicas desde los 18 años hasta los, creo que 50, que los tienen ahí. Sí, fue una experiencia muy padre.

Después volvimos a darles un taller porque Lupita también se ganó el PECDA, entonces ella hizo el proyecto Huésped, que el proyecto Huésped se basa en ir a intervenir ciertos espacios de aquí de Tijuana que ella creía importantes, o sea ir a hacer algo ahí. Uno de los espacios, se dividió en 4, que el primero fue el parque Teniente Guerrero, que también fue una colaboración con este Ramón, ahí lo que pasó fue que pusimos unas hojas grandes e hicimos unas frases de danza, en las manos traíamos pintura, y ya empezamos a hacer las frases, y al final pues obviamentes se quedaba, eran varios cuadros, depende los intérpretes que había, entonces, al final se quedaba ahí algo, lo que habíamos bailado, lo que habíamos hecho con el cuerpo de una manera orgánica, esa fue la primera intervención, fue en el parque Teniente Guerrero.

La segunda intervención fue en la central camionera, ahí igual nos juntamos con Ramón para hacer algo que se llama graffidanza. Graffidanza es una técnica para enteipar el cuerpo, ya ves como eso que se ve en la tele, que los policías enteipan así cuando alguien se muere, pero con poses y danza, y es intervenir. Igual, intervención.

O sea, con las personas que estuvieran por ahí.

Sandy Rubio – Lo que pasa es que nosotros llevamos siempre cierto equipo ¿no? Es el equipo que enteipa y el equipo que hace las poses. Nosotras dirijimos las poses y también posamos, a veces, y Ramón dirige como “Ah, lo enteipan de esta manera”. Son pedacitos chiquitos como la técnica para enteipar. Entonces fue en la central e hicimos una mezcla, hicimos un dueto Lupita y yo, que es un fragmento de una obra que se llama Ruta Sonámbula, lo hacíamos y pausábamos, y cuando pausábamos nos enteipaban, y seguíamos, pausa, así hasta que se fue quedando…

Bueno, hasta que quedan las transparencias, una arriba de la otra, después cuando terminaba poníamos la música y lo padre es que llegábamos siempre al lugar de la silueta, pero rápido. Esa fue la intervención que se hizo en la central camionera. Estando ahí, también, claro que la gente se queda viendo, invitábamos a, los primeros que se animan son los niños, entonces convencíamos a todos, así a señores, policías, así posando. Súper padre esa experiencia.

Ah, y la tercera intervención fue en la cárcel, igual hicimos graffidanza en un día de visita. Un día antes fuimos con las chicas para enseñarles la técnica de enteipado y cómo es esto, entonces intervenimos toda la parte de la cárcel, hay una pared así con puras siluetas de ellas y al día siguiente pues era el día de visita, que van sus familiares ahí mismo. Pues ellas ya sabían, nos hicieron que te digo, esto de la danza, pa-pa-pa-pa nos enteipaban, seguíamos, nos enteipaban, nos enteipaban, y ellas se enteipaban. Ay no… de acordarme ya se me puso la piel chinita, pues también van los hijos de las internas, les dimos el tape y se pusieron a enteipar a sus hijos, y dicen “lo que pasa es que ellos se van a ir, pero nosotros salimos una vez al día al patio y se van a quedar nuestros hijos aquí”… Oh, no.

Pasan tantas cosas así muy padres. Y todos estos tabúes que hay se rompen por completo, no es así como que “Qué miedo” ni nada. Las primeras veces que íbamos así súper agradecidas ellas de ‘gracias por venir, por hacernos olvidar estas dos horas’, o sea, ellas le dicen el infierno, pues imagínate estar ahí, o sea igual nos platicaban cositas así, una dice que se muere por ver el amanecer, otra dice que se muere por mojarse con lluvia, o sea, cuando llueve no las pueden sacar, o sea que nadamás así como que sacan la mano. Muchas cosas así.

Y te digo yo también en lo personal dedicándome como un poco más a este tipo de cosas, como de talleres, que tiene que ver con la sociedad. La cuarta intervención fue en una casa hogar, e hicimos igual graffidanza pero como un juego con los niños ¿no? A través del cuerpo. Trajimos unas pelotitas y les dijimos “OK, van a saltar y avientan la pelota y el que lo recibe salta, gira y avienta la pelota”, como ese tipo de cosas para involucrarlos un poco. A partir de ese proyecto Huésped estamos dedicándonos a dar como ese tipo de talleres de sensibilización. Te digo, Ramón mi amigo, el plástico del que te estaba hablando, se acaba de ganar el FONCA, nos metió también y ahora sí ya vamos a ir a Ensenada, al Hongo… Él siempre ha estado por todas las cárceles de Baja California, pero ahora también nosotras vamos a ir y ya nos vamos a meter también en el área masculina, femenina, ya tenemos como más garrita para eso. Y entonces ese es uno de los proyectos que tenemos ahorita.

Ahorita me comentabas, ¿son Lupita y tú en el grupo Betalab?

Sandy Rubio – Te voy a comentar ahorita cómo nos manejamos. En Betalab se maneja una dirección que es de, pues, Lupita y yo, y bailarines invitados. O sea, hemos tenido a un chorro de bailarines invitados, por ejemplo, en el proyecto Huésped ha estado Carlos de Péndulo Cero, Ebert Ortíz de Mazatlán que ya después nos invitó a 33. Ah, esa es otra cosa en la que también estamos ahorita. Melissa de La Silla, Mariana de La Silla, igual Maribel de La Silla, Óscar, Osko López, sí, él también estuvo en Betalab, fue de los primeros. Así nos hemos manejado por invitados, por invitados, y pues Lupita y yo siempre somos las mismas. Claro que hay unos que se repiten, por ejemplo, si estamos presentando Ruta Sonámbula, pues “Hey, qué onda ¿quieren seguirle? Tenemos una función en Mexicali” o algo así, entonces ya alguien que se va lo suplimos. Entonces así, pero siempre se ha manejado una dirección.

Me ibas a platicar del proyecto 33.

Sandy Rubio – Bueno, igual 33 te lo dejo hasta el final. Hablándote de eso, de que nos estamos dedicando un poco más a proyectos de intervención. Esas intervenciones fueron del proyecto Huésped, que también lo hacemos, pero eso nos dió la pauta para empezar a dar talleres de sensibilización. Es lo que te iba a comentar porque creo que llena más. Personalmente. Supongo que a Lupita también porque lo hacemos ¿no? Acabamos de meter una propuesta que nos acaban de aceptar, por cierto, es en Mi Festival que es para dar talleres. Es por medio de Promotora Bellas Artes que su objetivo es llevar las artes a escuelas, ellos les llaman escuelas marginadas para que los chicos sepan un poco, en especial de música. Entonces siempre así como que llevan conciertos de orquesta, muy clásico el asunto. Por ejemplo les llevan a ver una obra de teatro, llevan a alguien de la obra de teatro de la vida de Mozart y de Bethoveen, o sea, para acercarlos un poco. Entonces una vez al año hacen un concurso que es para hacer tu propio instrumento, con lo que puedas. Es para los niños, con palitos y así.

Nosotras acabamos de meter proyecto para la sensibilización a la danza, para los niños. Entonces el proyecto que metimos fue, por ejemplo, a ver, levanta tu mano si… Si escuchas un violín, levanta la mano, si escuchas un piano, pisa el suelo. Entonces, violín, piano… para que ellos también identifiquen los instrumentos y los lleven a su cuerpo, entonces ya estamos como orquestando el movimiento. Ese es el taller, nos lo acaban de aprobar, eso es lo que vamos a estar haciendo estos meses, yo creo que 3 meses porque son 2 escuelas a las que vamos que ir.

¿Y el evento cuándo es?

Sandy Rubio – Lo hacen una vez al año, es un evento masivo, no sé bien cuando sea. Son talleres. Creo que en Mi Festival vamos a estar nosotros, o igual estamos viendo si hacemos un trabajo con los chicos, tipo montarles una coreografía o algo así, a los niños, de lo que aprendieron. Como son diferentes escuelas está bien difícil ese asunto, pero pues ahí estamos más o menos planeándolo, a mí se me ocurría que hiciéramos como que todas las escuelas supieran que movimiento es el piano, entonces si todas saben, si escuchan un violín van a hacer esto o lo otro. Algo así ¿no? Pero apenas estamos con planes, los talleres es definitivo, y todo eso, ya nos lo aprobaron. O sea, el dinero que pidió Bellas Artes, Promotora Bellas Artes ya está destinado, esa parte para nosotros.

Para llevar a cabo este proyecto u otros que han hecho, por ejemplo, este de Ramón, ya como pensando en que ustedes están ejerciendo la danza ¿sí hay recursos?

Sandy Rubio – Ah, sí, te iba a platicar un poquito de esos proyectos. En el caso del Proyecto Huésped, pues fue a partir del PECDA de Lupita. Ahí, o sea, ella es la beneficiaria, pero pues también me beneficia a mí ¿no? Mensualmente le dan como una remuneración a ella por un año.

¿Y esto se utiliza para llevar a cabo el proyecto?

Sandy Rubio – Exacto. En el caso de Ramón, también siempre ha estado becado, de una u otra. Quién sabe cómo le hace, pero sí, aplica y queda ¿no? Pues ya ves, ahorita, en el PECDA igual, el dinero es para eso, para comprar las cosas.

¿Y para honorarios también?

Sandy Rubio – Honorarios no, cubre solamente comida, cositas así. Pero en el caso del FONCA, que es más dinero, ahí sí nos dan como un contratito, una carta firmada y todo, que sí hay honorarios, comida, transporte, todo eso.

Entonces depende de la beca.

Sandy Rubio – Claro, es depende de la beca. Pero sí, en el FONCA sí fue con papelito y todo, ahí también va a haber honorarios. En el caso de la Promotora Bellas Artes, ellos sí tienen el dinero… La verdad tengo que investigarlo cómo ellos lo sacan, pero ellos son una A.C., entonces pues consiguen el dinero para pagarle, por ejemplo, a los que van a hacer las obras de teatro, a quiénes dan los talleres, a los músicos y todo eso, que en nuestro caso pues nos lo van a pagar, nos van a pagar los talleres.

¿Pero van a ser en sí los honorarios o también van a cubrir los materiales o lo que necesiten para llevar a cabo el taller?

Sandy Rubio – Pues como nosotros no necesitamos material no nos preguntaron pero supongo que los cubre. Nosotros solamente pedimos por cada 10 niños tener una ayudante. Alguien que ya sabes, los niños quieren ir al baño, pues que se los lleven ¿no? Y si son muchos. Y eso es lo único que nosotros pedimos, pero sí, sí nos pagan por sesión. Cada escuela son dos sesiones. Entonces ahí sí hay dinero.

En estos proyectos me dices que depende de la beca, del tipo de beca. Puede ser PECDA, FONCA. ¿Qué otras opciones tienes? O sea, como bailarina ¿De qué otra manera puedes tú recibir remuneración por tu trabajo, por tu profesión?

Sandy Rubio – Ah, como bailarina, además de esto de ser maestra. Pues es que un montón. Por ejemplo, el IMAC apoya mucho pero lo que ellos hacen en sí es más como función. O sea “Ah, tienes una función y te doy dinero”.

¿Pero te contratan?

Sandy Rubio – Sí. De todas maneras el ICBC y el IMAC siempre apoyan, o sea, a mí no me ha tocado escuchar de alguien que le nieguen, o que no tienen dinero. Cuando está la Feria del Libro, ni te les acerques porque no tienen dinero. Pero te dan deducibles, eso sí, siempre te van a apoyar dando deducible de impuestos. Claro que eso es un parototote, o sea, a nosotros nos dió el IMAC una vez para unos carteles, un deducible de impuestos y ellos nos hicieron el paro, nos contactó directamente con la imprenta, le dimos carta al IMAC y ellos se arreglaron. O sea, eso está padre ¿no? Igual el ICBC, una de las cosas que también hizo Ebert para 33. Ahorita te cuento lo que es 33.

En tu vida, así como Sandy. ¿Qué trabajos has tenido? ¿Cuál fue tu primer trabajo? No como bailarina, de lo que haya sido, en la papelería, en el banco o cómo sea.

Sandy Rubio – Ay, Dios. No sé hacer nada mas que bailar.

¿O cuál fue tu primer trabajo? ¿Qué recuerdos tienes?

Sandy Rubio – Pues cuando estaba en la prepa, estaba estudiando para auxiliar contable, pues era auxiliar contable. Entonces, una tía es contadora de la papelería fiscal y ella se embarazó y me dijo “Estás estudiando auxiliar contable, órale”. Y estuve ahí como dos meses, yo creo, ahí en la oficina. Fue lo peor que me ha pasado en la vida. Fue lo peor, yo nadamás estaba esperando ir a pagar la luz, o ir al banco, una vez al día que ibas al banco o cualquier cosa que “Tienes que ir a la papelería de Otay” “Yo voy” O sea, no, no podía estar encerrada. Ese ha sido el único trabajo que he tenido, o sea, por dos meses y cuando tenía 16. Es todo.

¿Todo lo demás ha sido en la danza?

Sandy Rubio – Todo lo demás danza. De eso he vivido toda mi vida. Malas temporadas, buenas temporadas, pero todo ha sido por la danza.

¿Has accedido, de alguna manera, a bailar sin que te paguen?

Sandy Rubio – Ajá.

¿A qué te refieres con ‘malas temporadas’?

Sandy Rubio – Pues cuando empiezas. Recuerdo que siempre tenemos la mentalidad de “no, para darnos a conocer”, “es que nos conviene”. Sí. P Las primeras veces que te pagaban 200 pesos ¡Wow!. Se sentía tan bien, porque o sea, te pagaban por hacer algo que te encanta hacer y que lo harías gratis ¿no? Y claro que después te vas dando cuenta como que no, pues ya hay cierto repertorio, ya hay como un trabajo más estable. Entonces ya dices “Ah, bueno. Entonces puedo cobrar”. Así, hasta que te agarras y dices “no, ya no”. Claro que das funciones gratis, bueno depende, o sea, yo sé que hay mucha gente como muy… no sé en qué otra palabra decirlo, dinerera. Aquí en Tijuana, o sea, que no mueven un dedo…

Si no les pagan…

Sandy Rubio – Exacto. Entonces, yo trato de hacer como el equilibrio.

¿Dependiendo de quién te está pidiendo la función?

Sandy Rubio – Sí, claro.  A mí sí me gusta bailar, o sea, me encanta y es mi pasión, y bailar lo que fuera por tener mucho dinero por eso, pero si no se puede, pues no. O sea, con que vivas ¿no? Pero cuando cuando realizas un trabajo que hay dinero de por medio, en el caso de una academia, o sea, pues es diferente.

O también por ejemplo, cosas del Estado, que ellos tienen dinero, cierto dinero se reparte a las instituciones para que ellos decidan otorgarlo a no sé qué obra, no sé qué bailarín, no sé de qué teatro, no sé qué plástico, perdón, pues ahí también tienen qué, es su obligación porque hay dinero, o sea, todos pagamos impuestos. Pues ahí también tienes que verlo, pero por ejemplo, yo sería incapaz de cobrar una función en una casa hogar. Incapaz. Sí, es depende. También a veces que sabes en qué festivales te conviene, o sea, como que te dicen “no, no vamos a pagar” y “Ah, bueno, me conviene”. Pero creo que ahorita no hay un festival que te convenga, aquí en Tijuana, como hacerlo gratis.

Entonces ¿seleccionas a tus clientes, a quién sí le cobras y cuánto?

Sandy Rubio – O sea, siempre hay una cantidad, entonces pues ya llegas a acuerdos. Como hay, “sabes qué Sandy, yo no puedo pagarte esta cantidad, solamente te puedo pagar esto… Pero ¿qué tal si te contacto con?”

O en especie.

Sandy Rubio – Exacto, sí también. Como ese tipo de negociaciones, claro. Y creo que últimamente aquí en Tijuana está muy limitado, o sea, como ese asunto de los apoyos, porque de repente pienso que se los dan a los mismos. Y hay un montón de gente que está haciendo cosas y no puede hacer más, porque pues no tienen los recursos. Claro.

De repente como que las instituciones tienen, no sé, súper apalabradas, o no sé, pero se lo dan a los mismos, y pues esos mismos son ricos y los demás son pobres. Hay gente que está haciendo como muchas cosas interesantes aquí en Tijuana. De música, de teatro. O sea, de teatro ha subido mucho, aquí en Tijuana, y hay trabajos tan buenos y gente tan buena, pero tan buena, así que… ¡wow! Que me da mucho orgullo, claro. Pero no sé, sí creo que de repente pasa eso o que si sales a la luz es por tus propios méritos económicos. A mí me ha tocado pagar miles de veces de mi dinero. Así, toda la vida, toda mi memoria es como de… Casi, casi trabajar para… Claro, ir a dar clases para poder mantener una coreografía.

¿Y de empresas privadas te has apoyado? Si por ejemplo quieren presentar una función, pero que no sea en IMAC o en ICBC, en una institución no de gobierno, que sea algo más privado. ¿Han pedido apoyo?

Sandy Rubio – Lo que pasa es que Lupita y yo tenemos como una filosofía, que por ejemplo no bailamos en bodas o Bar Mitzvah, Amway.

Pero me refiero a utilizar las empresas privadas para que les den el dinero y que financie su proyecto aunque no lo presenten ahí ni para grupos cerrados.

Sandy Rubio – No, es que siempre piden algo a cambio. Entonces eso a cambio que piden, o sea, una vez nos invitaron a bailar a no sé qué de Amway.

¿Pero les iban a pagar?

Sandy Rubio – Claro.

¿Y no aceptaron?

Sandy Rubio – Jamás. No, o sea, yo respeto a la gente que lo hace. Tengo amigos que lo hacen todo eso de bailar en antros, lo respeto. Pero yo no porque el arte es algo sagrado.

¿Crees que se le perdería como ese matiz artístico?

Sandy Rubio – Exacto. Sí, creo que… es como abuso de tu cuerpo. Es como abusar del cuerpo, o sea, si lo usas como algo tan noble que es el arte, o sea, aprovecharte de ese arte para sacar dinero por… no sé cómo decirlo. Como que puedes buscar las maneras de hacer dinero… Y aparte a mí sí me importaría mucho como que un día te imaginas que un alumno me viera bailar en un antro, o sea, como eso, pues. Yo no soy súper persinada, de “Ay, no, hay que aparentar”. O sea, no, de hecho, yo soy la persona más… yo creo que han de decir “Vístete bien” como cosas así, a mí eso no me interesa, como vistas ni nada de eso. Si yo le doy clases a una muchacha y le exijo, y que derepente me viera bailar en un antro, no… No, me muero, o sea ¿Qué respeto me va a tener como alumno? Y no es por aparentar, porque no, no es eso. Es como muy sagrado, de verdad para mí la danza es como muy sagrada, y creo que es por eso. Porque no lo veo como un juego, ni como un hobbie, entonces hay que respetarla. Yo eso es lo que pienso, yo nadamás. O sea, pero respeto también a los demás.

Bueno, ya volviendo al tema, el asunto del dinero. Pues precisamente el año pasado Tijuana Innovadora lanzó una convocatoria y que me la voy ganando, que me voy ganando coreografía en el área de danza. Pues fui la única de danza que ganó, y sí me sorprendí. Me lo gané en el 2011.

¿Para presentarse en Tijuana Innovadora de este año?

Sandy Rubio – No, no, no. Eso es aparte, Tijuana Innovadora lo organiza pero hay instituciones que lo respaldan, la UABC, El Colegio de la Frontera Norte, la UDC, o sea, varias universidades que lo respaldan. Tijuana Innovadora solamente movió… es como el canal para llegar y las instituciones dan el apoyo. Entonces, solamente me lo gané por repertorio, por lo que estoy haciendo, porque es para jóvenes… Premio Innovación y Juventud de las Artes, es para chicos menores de 24 años. Ah, tengo 25 años, entonces tenía 24 años y me lo gané por repertorio, por lo que estaba haciendo, pues ya tenía también Dancelab. Igual ahorita te cuento también de Dancelab. Me lo gané y me dieron una cantidad, o sea, por haber ganado y aparte una estadía, como me gané el primer lugar, internacional, en dónde yo quisiera.

¿Para tomar algún curso de danza? ¿Y ya lo tomaste?

Sandy Rubio – Sí. El año que entra me voy a Argentina. Es que estaba como buscando, pero había cosas como que “Ah, no, 33. Ah, no, este curso.” Y pues también tengo los compromisos de que doy clases en academias y todo eso. Entonces pues me quiero ir un mes, pero pues ya lo tengo como más claro. Por ejemplo, ahí la UABC es la que me va a dar el dinero, ellos son los que lo van a manejar como intercambio o algo así, porque tengo que ir a meter papeles como de intercambio pero pues yo no estoy en la UABC ya. Entonces la UABC me da un dinero y se supone que Tijuana Innovadora me iba a dar como lo que resta, porque yo les pedí “Saben qué, necesito esta cantidad”.

¿O sea, le pusiste un precio, ya en la propuesta que presentaste, le pusiste un precio o el costo del curso?

Sandy Rubio – No, después. O sea, como que hice un presupuesto del curso, del tiempo que voy a estar ahí, que el avión, bla, bla, bla… Entonces les hice un presupuesto y de ese dinero pues se los hice bien, y me dijeron “Ah, OK. Esta bien”. Y pues la mayoría, como un 80% del dinero me lo va a dar la UABC, y un 20% me lo va a dar Tijuana Innovadora. Entonces te digo, ese es otro apoyo que también está aquí, pero es para menores de 24 años.

¿Y cómo te enteras de esas convocatorias?

Sandy Rubio – Eso estuvo bien loco porque como que no los sacaron a la luz. Sabes que yo nadamás lo vi pero en la UABC, así un cartelillo. Ahí pegado. Y a mí me lo dijo un amigo que estudia teatro ahí en la UABC. Entonces, él la vió. Todos los de la UABC estaban enterados. Y fuera de eso, o sea, nadie más. Y yo supe por él, y le dije así a mis amiguillos que eran menores de 24 años que hicieran coreografías. Bueno, también era para intérprete pero igual los que conocía que sí lo metieron pero pues no quedaron.

¿En qué disciplinas te has desemepeñado? Además de la danza contemporánea. ¿Tú crees que por eso ha sido difícil encontrar a alguien menor de 24 años? Por la disciplina, ya ves que en danza clásica, se dice que la vigencia de la bailarina, o sea, que llegas a los 30 y ya, hasta ahí, pero en contemporáneo hay como más flexibilidad o más…

Sandy Rubio – Sí, es más libre porque en contemporáneo no tiene como una línea, o sea no hay una línea de “eso está bien” o “eso está mal”, como en el ballet. El contemporáneo es súper libre, que por ejemplo, yo también me pude desarrollar ahí. Antes sí batallaba un poco como por el asunto de la complexión. Siempre me decían cosas cuando estaba estudiando, pero siempre he tenido pues los huesos anchos, eso es a lo que me refiero, siempre por más que esté delgada, pero pues los huesos son los huesos. Entonces hay muchas escuelas acá en México, que todavía tienen como ese asunto, pero como que estos últimos diez años ha cambiado mucho, porque, hay una compañía por ejemplo de que casi todos los que bailan son gorditos, o sea, pero gorditos gorditos.

¿En contemporáneo?

Sandy Rubio – Sí, en contemporáneo. Entonces antes era, por ejemplo, Contempodanza. Es una compañía de allá de México, y todos eran chaparritos delgaditos, si eras alto, nel, así pues. Igual los Delfos, altos, así como Henry, como Ángel o Briseida, o Raúl. Así altos, estilizados, así, no hay de otra. Pero ahorita como que ha cambiado un poco más y pues yo he ido también como con ese cambio ¿no? Por ejemplo, en Betalab todas las veces me ha tocado bailar pero he llegado al punto. Antes sí estaba como que “ay, no”, agüitada por eso, pues en sí traumada por todo lo que mis maestros decían y la gente, pero de repente me empecé como a engranar en las cosas buenas, en mis fortalezas, entonces las empecé a trabajar y todo se transformó, así se transformaron mucho las cosas. Ya después la gente me decía “Ay, no, es que si tú nadamás estás parada en el escenario digo ‘Ay, ¿Qué hace ahí?’ pero si bailas… Ni por aquí me pasa la complexión, o sea, nada”.

Ya mucha gente como que me empezaba a decir eso y dije “Ay, no, qué padre”. Qué padre porque esa es la esencia. O sea, entiendo que sí hay que tener cierta estética para que visualmente la gente no esté preocupada ¿no? Porque ya ves que a veces estás así de “Ay, se le va a salir…” Por ejemplo, ‘se le va a salir un seno’, se le va a salir y entonces estás preocupado, pero en el caso es como que ‘se le va a salir una lonja’ o ‘Ay, va a saltar’ entonces, creo que es por eso de estar delgados ¿no? Como de, ay, va a saltar y se va a escuchar bien feo o como de esas veces en que dices ‘es muy lento’ supongo que por eso, es que dicen que hay que estar como que en esa estética. Pero mientras rompas con eso o mientras lo manejes, como tú quieras manejarlo, si tú quieres montar una coreografía que es así, como toda lenta o una coreografía que es como de saltos mal hechos, así, todo es libre.

Entonces la gente como que ya lo está empezando a agarrar  y por ejemplo, como de unos dos años para acá yo ya no he vuelto a escuchar nada como de la complexión ni nada, y si lo piensan, pues porque sí es obvio, pero está padre que no solamente en mí, como en otra gente también, en otra gente por ejemplo también sale a la luz los que son muy altos o son muy delgados “ay, no se va a quebrar” entonces he visto como menos ese tipo de críticas. Ya las críticas van directamente a la coreografía, a la interpretación, a la ejecución de la técnica, a todo eso. Eso se me hace muy padre, eso quiere decir que ya hay más conocimiento. Y sí, creo que eso lo han dado pues todas las compañías de acá de Tijuana, pues que todas somos muy diferentes, muy diferentes. Entonces, pues sí, le hace ver a la gente que todo es posible. No como en el ballet ¿no? Sí, como que todo es posible.

Y por ejemplo a ti, como para conseguir las clases, o sea para dar las clases, en alguna academia ¿Eso ha sido un obstáculo que tú hayas sentido? Que digan “ay no, es que por tu complexión no te podemos poner frente a un grupo porque…”.

Sandy Rubio – Nunca.

¿Nadamás das clases de contemporáneo?

Sandy Rubio – Doy clases de Jazz y Hip-Hop.

¿De contemporáneo no?

Sandy Rubio – A veces, depende cuando hay temporadas que me lo piden. Lo que pasa es que a mí siempre se me ha facilitado mucho el Jazz y el Hip-Hop. De hecho yo pensé que yo iba a bailar eso, pero ya después no… me enamoré de la danza contemporánea y entonces trato como de hacer una mezcla cuando hago las coreografías o cosas así. Entonces me gusta mucho como esta mezcla. No es como que aaaah y de repente, no, trato como de buscar una cualidad, de investigar mucho el movimiento.

Yo estoy súper en contra de los movimientos Old School, o sea, como de lo mismo, si haces una pasada así es danza contemporánea, que sí está padre y respeto a la gente que lo hace, lo respeto así mucho. Y me gusta y lo respeto tanto que los dejo hacerlo y por eso quiero respetarme a mí también y quiero hacer lo que yo quiero. Como soy yo. Eso es lo padre, que todo es diferente y todo está muy padre. Es lo padre, que exista la diversidad, qué flojera que todos fuéramos iguales ¿no?.

Y respecto a Betalab, de Dancelab que es la academia ¿qué me puedes platicar?

Sandy Rubio – La academia, sí. Te voy a platicar un poco, pues en cuánto terminamos el diplomado nos quedamos un año…

¿En qué año fue? 

Sandy Rubio – Hace 3 años. 2008-2009. Nos quedamos con sede en la Casa de la Cultura, un año. A partir de ahí fue como que empezamos a tratar de buscar un espacio y entonces Lupita tiene un amigo que es el que renta acá el edificio, en dónde está Dancelab, y le ofreció el espacio, pues nos lo estuvieron prestando y nos quisimos quedar con el espacio. Pues la única manera, o sea, como que… nosotras nunca decíamos ‘Sí, vamos a poner una academia’, se dieron las cosas. ¿Cuál es la manera de pagar una renta? Pues haciendo una escuela. Es por esto que surgió la escuela, pero, pues… en sí, es un estudio, porque no…

¿Cuál es la diferencia?

Sandy Rubio – Es que nunca quisimos manejarlo así como que llegas y las cosas colgadas, los diplomas, como todo eso. Como que nunca estuvimos mucho a favor, entonces por eso intentamos un año y sí muy padre. Por ejemplo, a nuestros alumnos pues los hacemos bailar como con nosotros, les montamos coreografías, por ejemplo, las intervenciones estas que hacíamos nos llevábamos a nuestros alumnos. O sea, así como muy…

De hecho, Claudia Sandoval escribió un artículo de nosotros, de Betalab y Dancelab para la revista Tierra Adentro. Escribió de algo así, porque dice, ¡ay! No recuerdo bien, pero empieza el artículo diciendo que, bueno, es una entrevista que le hizo a Lupita pero pues ella ha visto nuestro trabajo, entonces empieza diciendo “Son las ocho de la noche, Sandy aún no termina su ensayo, parece no estar satisfecha y los alumnos no se enojan…” O sea, como muy así, y ya pues habla de Dancelab, de Betalab y al final dice como que es súper padre…

Es que fuimos a un lugar, ahí a la sexta a un bar, siempre nos ponemos a repasar las coreografías, de lo que nos sabemos todos, a bailarlo, entonces ella lo que escribió ahí es que esa noche estaban artistas, como bailarines profesionales con aficionados, o sea, con un sólo punto que es bailar. Así, como, igual búscalo. Y creo que eso se dió mucho con nuestros alumnos, hubo como algo muy padre, acoplados.

Como no marcar esa línea… como esto de “Yo sí sé y tú no sabes”.

Sandy Rubio – Bueno, el respeto siempre. Así es, pues compartir la danza, que es lo importante. Bueno, pues ahorita con Dancelab, como yo esta temporada había tenido algunos proyectos, de la escuela ya Lupita se está encargando, como pues igual, yo también estoy ahí con el espacio, es que somos socias, pero ella está haciendo como todo lo de la escuela, lo de los maestros, o sea yo no, ahorita yo no estoy haciendo nada de Dancelab porque tampoco podía estar atada, porque no sabía cuando es que me iba a ir a Argentina y aparte como tenía otros planes, como de ir por aquí, ir por ahí, de nómada, pues así cositas para regresar fresca. Entonces no podía estar atada, también ella se está encargando, pero, el punto y lo que siempre hemos querido que sea Dancelab es un punto de encuentro de las artes, no queremos que sea una academia. Ahorita se está manejando así, en lo que conseguimos un apoyo, o sea, porque no queremos que sea algo lucrativo. O sea, lo único que queremos es pagar la renta, que se den talleres, exposiciones y no solamente de danza.

De artes en general…

Sandy Rubio – Sí, que ahí pueda haber exposiciones de pintura, escultura, pues de todo. Que sea en dónde se den seminarios, todo. Un punto de encuentro de las artes en general. Pero pues para eso, ah, y también una sede para ensayar y pues para eso sí se necesita como, ahí sí, volvemos a hablar de dinero, pues que se pague solo, y es por eso que ahorita Lupita tiene que hacer como esas cosas, de dar clases ahí. Entonces la otra opción que Lupita está pensando es subarrendarlo, como para dar clases de Yoga. Pero el punto es que sí, que sea eso, tener un apoyo para que se paguen los servicios, o sea la renta y que el lugar sea como tipo La Alborada, un Foro también porque el espacio es muy grande y puede prestarse para un foro.

¿Y entonces los asistentes no pagarían?

Sandy Rubio – Sí, pues sería lo ideal porque no es como para ganar dinero. Y si se llegara a cobrar sería para los bailarines, para el grupo, para quien imparte el taller. Entonces, pues ahorita Lupita es la que se está como encargada de todo eso. Yo estoy súper desligada, a mis alumnos del siglo XXI, les doy clases ahí.

¿No en escuelas de danza nadamás, sino en la preparatoria Siglo XXI?

Sandy Rubio – En la preparatoria Siglo XXI yo doy clases de danza, usamos de sede Dancelab. Igual, yo por mis proyectitos, pues utilizamos el espacio. Solamente Lupita se está encargando de eso. Por ejemplo, a unos chicos de teatro les monté una coreografía, entonces ahí pues ensayamos y todo eso.

En cuánto a lo que ustedes hacen, en cuánto al contenido de sus obras como Betalab ¿Qué papel tiene Tijuana? ¿Crees que sí es importante el hecho de estar en frontera, o sea, la ciudad, Tijuana como ciudad fronteriza? ¿Sí se refleja en sus obras? ¿O cuáles son sus temas?

Sandy Rubio – Lo que pasa es que lo que hemos tratado de hacer son temas universales, y no son solamente temas como para la frontera o Tijuana o para México. O sea, temas universales, como por ejemplo, tenemos una pieza que se llama Ruta Sonámbula, habla del sueño, de la fase REM y todo eso, que es algo universal. Sí creo que no ha habido como una pieza que en sí digas “Ah, porque están en frontera”, o sea, Lupita acaba de hacer una pieza hace como tres meses, que esta pieza salió a partir de esas idas que te digo a Los Ángeles, era súper loco porque ya estando allá íbamos a lugares como por ejemplo, yo le decía, ‘El Dandy de Los Ángeles’, o sea, que llegas y pues puros mexicanos, y ellos se sienten ahí como en casa.

O sea, imagínate no vivir en tu país y pues claro que por eso todos se juntan y van como a esos lugares, entonces es como esa nostalgia. Lupita la pieza que hizo habla de eso, como de la nostalgia. Fue inspirada en esa nostalgia de no estar en tu país, pero en sí no es como que “Ah, es porque estás en Estados Unidos y Tijuana”. No, o sea, como en general de la nostalgia, sí todas las piezas son como con temas universales. O de repente hay piezas, Lupita tiene una pieza que se llama Odisea Marvel, que es meramente visual, o sea, no es nada de “es que vienen, vamos, hicimos un grupo, regresamos, ah, es que este se murió y lo salvaron”, no, súper visual, es con unas pelotitas, con unas capuchas, es todo. Así.

¿Tú eres de aquí de Tijuana o dónde naciste?

Sandy Rubio – Nací en San Quintín, Baja California.

¿Y qué te trajo a Tijuana?

Sandy Rubio – Mi familia.

Pero ¿Por trabajo de tus papás, se mudaron para acá o cómo?

Sandy Rubio – Sí, sí, sí.

¿Desde entonces vives aquí en Tijuana?

Sandy Rubio – Sí.

OK. ¿Y tú crees que el hecho de estar en frontera, haya sido por ejemplo, una ventaja para ustedes en esto que me mencionabas de que se presentan en Los Ángeles y demás? ¿O que tienen la oportunidad de tomar algunos cursos con maestros o bailarines internacionales? ¿Crees que sí es una ventaja y que es algo que a ti como bailarina haya contribuido bastante en tu formación?

Sandy Rubio – Pues es una ventaja, o sea, supongo que convivimos con más extranjeros que los de Guadalajara, o sea, como en ese caso sí es una ventaja. Pero en sí, lo único que ha marcado en mí como bailarina, o sea, pues fue porque la primera vez que Lupita creó la pieza para irnos allá, pues la estaban organizando ellos.

¿Vínculos, amistades, contactos?

Sandy Rubio – Sí, claro. Sí, o sea, siempre existen, teníamos unos asesores allá porque pues por esa pieza, ellos nos estaban asesorando, ese día nosotros íbamos. Después de eso hay gente que sí, pues sí viene. En nuestro caso no hay como tanta conexión con Estados Unidos, sólo estas idas a Los Ángeles por Ruben. Pero supongo que en el caso de otros, como de otros compañeros.

¿De danza contemporánea?

Sandy Rubio – Ajá. Sí es importante porque creo por ejemplo que Lux Boreal tiene apoyo de algunos, tiene patrocinios de allá, creo. Ajá. Creo que tiene patrocinios de allá, entonces por ejemplo a ellos sí, claro, sí es importante para ellos, pues para nosotros también, pues para todos ¿no? O sea, es súper padre saber que puedes cruzar y que puedes tomar una clase allá de Release, de Limón, o sea, como esas cosas. Pero yo en lo personal, yo, casi no me meto para allá. Casi no, este, no por la frontera, sino porque son otras técnicas, otras maneras de ver, o sea, la cura gringa sí es muy diferente. Sí, pero creo que en general, en las artes, sí hace una diferencia que sea frontera Tijuana.

O sea, todo lo que se produce en Tijuana, en cualquier disciplina.

Sandy Rubio –  Sí. Exactamente.

En tu trayectoria como bailarina, ¿Han habido instituciones que tú consideres como muy importantes porque siempre te han apoyado? ¿Que nunca te hayan cerrado las puertas? Ya sean locales o a nivel nacional.

Sandy Rubio – Pues es que en sí todas las instituciones son importantes porque creo que no hay una como que siempre esté ahí apoyando, apoyando, apoyando. Pero si no es esa, es otra, o es otra, o es otra, o es otra. O sea, como lo que te digo, yo empecé a bailar gracias al IMAC porque el IMAC me becó. Exacto. El IMAC y Judy Garland, o sea, también el ICBC está haciendo una chamba muy padre, o sea, por abrir el foro para ayudar a artistas nuevos ¿no?

Eso de los viernes de danza que ahorita ya no está como mucho pegando, pero por ejemplo el de teatro sí. O sea, ¿Quieres sacar ahorita una función para un jueves de teatro? Y hay hasta, creo que ya hasta Abril, sí, porque hace como un mes una amiga quiso sacar, o sea, para teatro y se la dieron hasta Marzo. Entonces eso está padre, pero bueno pues ahí como en danza creo que hay como otro asuntito. Pero es aparte.

¿Y alguna persona que tú consideres del ambiente dancístico que haya sido como, bueno, además de Xóchitl, que te haya impulsado a ti en tu trayectoria como bailarina? ¿Qué te haya influenciado para meterte bien en este mundo?

Sandy Rubio – Lupita. O sea, María Yzabal, ella definitivamente es, o sea, nos conectamos inmediatamente nos conectamos, teníamos las mismas inquietudes, ella se estaba engranando más en el asunto de la coreografía, pues ella tiene mucha más experiencia que yo en la coreografía. Ella, el PECDA que se ganó el año pasado con el proyecto Huésped, se ganó Creador con Trayectoria. Y pues, este, lo que yo me gané acá con Tijuana Innovadora pues fue Joven Creador. Este, sí, pues es más grande, sí tiene más experiencia. Ella, ah no, es increíble su manera de trabajar cómo lo transforma ¿no? Cómo su cerebro transforma las cosas a la danza. Es muy inteligente, muy padre trabajar con ella. Mucho.

Y  es que estamos íntimamente conectadas en el asunto de la danza, o sea… Sí, sí, sí, siempre nos hemos conectado muy padre en el trabajo, o sea, somos, digo somos amigas también pero nos llevamos mejor en el escenario, como por así decirlo, que en la vida real. Y está bien loco, y ella me dice ‘Ah, no. Paso más tiempo contigo que con mi esposo.’, y yo digo ‘Ah, no. Paso más tiempo contigo que con mi familia.’, este, pero sí ella. Ella definitivamente me ha inspirado, me ha… es como ese respeto mutuo, como no sé, yo sé que nos inspiramos mutuamente, sí, estamos muy conectadas y si un día yo ando así como que no quiero hacer nada, o sea ella también. Pero sin decírnoslo. Ella ha sido mucho de mi inspiración, pues también, Xóchitl, ella pues fue la que tuvo fe en mí, nadamás estuve un tiempo con ella y ya después yo seguí mi camino pues hace mucho que no tengo contacto con ella, así de años ¿no? Pero pues en su momento ella fue la que creyó en mí, ya después conocí a Lupita y a la fecha, pues sí, estuvimos 5 años con Betalab, sí tenemos 5 años.

Y pues a ver qué pasa, de repente, yo tengo pensando, antes de 33 yo tenía pensando algunas cosas, a partir de esta ida a Argentina a hacer mi estadía. De repente pensé como irme, quedarme allá como un año. O sea, pero no nadamás en Argentina, hacer otros contactos que tengo por allá. Y pues pensaba, yo sé que Dancelab siempre va a estar, o sea, aún así a lo lejos, aunque Lupita esté en Alemania y yo en otra parte, o sea, yo sé que pues siempre va a existir a distancia. Betalab presenta no sé qué en Alemania, sí o sea, siempre. Pero sí tenemos como nuestros proyectitos aparte.

¿Y tu familia? ¿Qué papel ha tenido?

Sandy Rubio – ¡Ay, no! Pues es que a lo mejor mi caso sí es como de sha la la la. No, pues no, nunca me han apoyado. O sea, por ejemplo, cuando me salí de la universidad fui desterrada para siempre, así ‘nunca más vas a volver a ver un peso’, o sea, derepente ahorita ya siento que me apoyan mucho porque no me dicen nada, sí o sea, nunca les pareció. Solamente de mi familia, la única persona que siempre me ha dado su apoyo incondicional es mi hermana. Una de mis hermanas. Siempre, siempre. Mi mamá claro que ha ido obligada a verme, yo creo en total unas 3 veces me ha visto. O sea, y ya después ponía de pretextos ‘es que siempre bailas muy seguido y siempre es lo mismo’. O sea, ni en estrenos, sí es muy raro que mi mamá vaya a verme.

Mi otra hermana sí derepente, les tengo que rogar. Y digo, ¿Cómo es posible? Como que hay veces que bailo, pues, y no… estoy sola, así como que los únicos que van son de mi familia. Ajá, y me va muy bien, así como que “Sandy, no manches”, y pues… Mi familia ni en cuenta. Claro, que cuando pasan esas cositas, por ejemplo cuando salió lo de la Revista de Tierra Adentro es así de “Ay”, o cuando me gané lo de Tijuana Innovadora también. Así de repente, bajita la mano como que comentan. Pero no, para que yo les pasara eso, o sea, les pongo vídeos y así en la tele.

¿Y crees que si hubiera como la Licenciatura en danza, que tú tuvieras tu papelito tampoco…?

Sandy Rubio –  No, creo que va por otro lado. Creo que va por el lado precisamente de la economía, porque me acuerdo que mi mamá siempre me decía ‘lo único que yo te puedo dejar de herencia, como estable, pues es el estudio, porque de ahí tú vas a poder trabajar’. Entonces, pues obviamente piensan, y creo que en parte tienen razón, o sea, que no, que es muy difícil ganar dinero de esto. Entonces supongo que a un padre lo que le importa es que estés feliz y piensan, ajá, como que la felicidad es estabilidad económica. Y claro que sí, claro, yo antes estaba peleada con el dinero de “No, ¿Por qué tiene que ser tan importante?” Sí, sí es una parte, no es lo más importante, pero sí para vivir. Entonces creo que va más por ese lado del que no me apoyan. Igual si me hago rica con esto de la danza, pues igual que sí, pero, sí, creo que va más por ese lado, no por el papel ni nada de eso. Que afortunadamente nunca he necesitado para pedir trabajos para lo que sea, jamás en la vida. He dado clases pues en varias preparatorias, nunca me han dicho así absolutamente nada, porque pues no sé, como que me han recomendando, entonces así, nada, nada.

¿Y tú crees que sí hay una diferencia? De quiénes han estudiando, por ejemplo en la escuela ésta de Mazatlán. ¿Tú crees que sí se nota en el escenario?

Sandy Rubio – Tenía compañeros cuando yo iba a audicionar y todo eso, o sea, había un compañero que entró junto con su hermano, entonces su hermano se salió, dijo “no, yo voy a estar aguantando esas cosas” y se regresó a Tijuana, y el otro se quedó, bueno, pues el de aquí ya estaba haciendo lo que quería, bailar, o sea, bailando y todo. Entonces, este, el otro salió, porque aparte estuvo 4 años, regresó para bailar en la misma compañía que él, o sea, como a la par, y el de aquí bailaba mejor por el callo, porque el de aquí era suave y bailaba como él, no como robot, como le habían enseñado allá, y ese güey va a bailar después como él mismo pero ya cuando se le quite de la cabeza. Creo que también el tipo de escuela tiene mucho que ver, pero pues sí tienes que desarrollar tu propio estilo porque imagínate muchos Delfos, muchos iguales como ellos. Entonces eso está bien loco, y entonces digo “güey, este cabrón se aventó cuatro años y de todas maneras terminó bailando con ellos, haciendo un dueto”. También otra chica que se acababa de graduar, así de, igual de Mazatlán, llegó aquí a Tijuana y ya estábamos bailando juntas, o sea, digo ¿Qué pedo, entonces? Al contrario, creo que me da como más fuerza tener más experiencia en el campo. Por el contrario, que creo que fue lo que pasó con estos dos hermanos y están igualitos, son cuates. Entonces creo que el cuate de acá era como mejor y más así vibra, y tenía todo. Todo y era bueno técnicamente y todo.

Entonces sí, pero eso no como la Licenciatura, primero sí me traumaba como que “Ay, no tengo papel”. Ahorita, nomás me importa eso, o sea, qué tal si un día me dan ganas de dar clases en la UABC, por ejemplo cuando abran la Licenciatura pues no voy a poder. Pero es lo único. Por ejemplo, los Lux Boreal estudiaron en la escuela en la EPDM en Mazatlán, pero esa, la Licenciatura no es válida aquí en Tijuana, solamente en Sinaloa. O sea, la EPDM, o sea, ellos pueden dar clases en la universidad pero solamente en Sinaloa o Culiacán, solamente es válido allá. Aquí no es válido como legalmente su título. Quién sabe por qué, entonces ya nadamás es el currículum de que estudiaron en la EPDM. Pero Henry y Ángel de Lux Boreal, Ángel es contador y Henry en ingeniero, entonces ellos sí podrían dar clases en la UABC, porque tienen el otro título. Igual Lupita.

Y tú crees que sí hay una diferencia entre, porque aquí en este proyecto son como dos grandes ramas, la danza contemporánea y la danza clásica. Bueno, yo considero que hay muchas diferencias, además de la técnica, si no también en la propuesta, el público que tienen. ¿Tú qué opinas? De la gente que se dedica a una disciplina como que no se mete en la otra.

Sandy Rubio – Creo que ahorita como en la danza clásica son pocos los que se dedican de lleno a vivir de eso. Y me atrevo a decir, bueno, las que yo conosco, a Margarita Robles y a Nitce-Há, porque ellas tienen una escuela. Entonces la escuela como academia les deja. Por ejemplo, la Compañía Nacional, perdón, la Compañía de aquí, del Ballet de Baja California, o sea, igual y no está como… Son mejor las de Margarita Robles y las de Nicte-Há, no tiene como el nivel técnico para poder presentar, no sé, como un trabajo digno de todo el apoyo, vamos a pagarte por ser bailarín y de aquí vives.

Por ejemplo, uno de los chicos que estaba en 33, la primera vez se regresó porque en Toluca les pagan, así al bato le iban a pagar como de 3000 o 4000 pesos a la semana de 9 a 3 de la tarde, o sea, por ser bailarín, aparte las giras y todo eso. O sea, por estar en la Compañía de Ballet de Toluca. O sea, que hacen el Cascanueces y le pagan los honorarios, y aquí no existe eso. Aquí no existe eso, o sea los de Baja California. Ay, no, me siento bien mal hablando de ballet porque no lo conosco. No, pues no existe eso, los chicos nomás van y toman las clases gratis, y como las toman gratis no las toman normal.

O sea, no ha habido alguien, hasta ahorita, que diga voy a hacer una compañía de ballet y la voy a manejar como compañía, va a ser una A.C., voy a buscar un apoyo del gobierno y va a ser compañía y cada año para a presentar Cascanueces, Lago de los Cisnes, bla, bla, bla. Sí, como eso. De repente Ahuanda, el año pasada o antepasado, quiso formar algo así, quiso formar algo como una Compañía de Ballet, no sé qué pasó pero si hubiera tenido a la gente correcta a su lado, o sea, el apoyo pues igual y qué padre que hubiera existido una compañía, porque las compañías que ahorita hay, son escuelas de ballet, y son muy buenas, hay mucho talento como balletosos, gente que se dedica así, increíblemente talentosa. Por eso entiendo que Vicky, tan buena, Victoria Reyes, tan buena que es en el ballet se haya ido por la danza contemporánea, porque en el ballet ¿qué tan lejos llegas aquí?. No, pues te tienes que ir a México, D.F, o te tienes que ir al Ballet de San Diego, porque aquí el ballet como que no ha habido.

Quien sabe, igual y también tiene que ver con la formación, este, como regularmente son chicas de academia, entonces que no lo tienen como su objetivo, lo ven como un hobbie. Exacto. Entonces obviamente no se van a aventar todo esto que nosotros nos aventamos de órale, te quedas sin un peso, no importa que tienes que caminar lo que tienes que caminar y aparte llegar y bailar y órale, y bailar y montar, y dar clases. Claro que no porque es su hobbie, es su pasión.

¿Y tú crees que esto tenga que ver, por la cantidad de academias que hay y como dices, la mayoría de quienes asisten lo hacen por hobbie, crees que tenga que ver con que el público no lo reconozca como profesional y entonces ahora que ustedes u otras personas presentan algo pues lo minimicen o una cosa así?

Sandy Rubio – Claro. Yo creo que sí tiene un poco que ver eso, la mayoría de la gente, ahora sí volvemos a lo que estábamos diciendo hace rato, que no está como muy documentada, lo ven como un hobbie porque para ellos sería un hobbie bailar. Bueno, voy a meter a mi hija a clases de ballet para que haga otras cosas, algo físico, que se entretenga. O sea, como ellos lo ven un hobbie pues piensan que es un hobbie. Y esas preguntas que siempre te hacen “¿Y en qué trabajas o qué estudiaste?” y yo les digo “Danza”, “No, no, ah, entonces no estudiaste” y les digo “Sí, sí estudié danza” y “no, pero entonces no fuiste a la escuela” y les digo “pues sí fui a la escuela de danza”. Pero me doy cuenta de que así es, como que te pierden un poco el, no sé si decirlo, el respeto o algo pero te dicen que no estudiaste.

Y creo que no, creo que es al contrario, los artistas son más pikis, o sea, a la gente le valen las faltas de ortografía, es un ejemplo, cómo es posible que yo tengo amigos que son abogadas, y escriben ciencia con s, cosas así, faltas de ortografía imperdonables, que se supone que hicieron una universidad y todo eso, entonces de ese lado los artistas son más pikis. No somos burros, y la gente piensa que como es más fácil ‘ser artista’ que por eso a eso nos dedicamos, por flojos. Y creo que al contrario, ser artista es lo más difícil que existe, en especial la danza, es la Cenicienta de las profesiones porque duele más, mentalmente es más dolorosa que físicamente porque aparte físicamente te cansas, te desgastas, y mentalmente y de buscar la manera de ganar dinero y todo eso. Es súper desgastante y tienes que echarle más coco. No sé, cualquier otra profesión te gradúas y consigues un trabajo y pues es lo único a lo que te tienes que dedicar, a ser abogado o ser contador, es lo único. Creo que en el arte no, en el arte te tienes que dedicar a todo porque no puedes solamente investigar.

A mí me ha tocado, una coreografía del sueño, órale, investiga del sueño, métete en la psicología, meterte en todo. Ok, una coreografía que sea con tape, órale, y meterte como a las técnicas, tienes que investigar más cosas.

¿Y entonces qué crees que hace a un bailarín profesional?

Sandy Rubio – Pues mucha gente dice que si te pagan ya eres profesional y yo creo que no es eso. Yo mucho tiempo pensé que no era bailarina profesional, bueno, todavía, así decía, pero después me di cuenta que tiene mucho que ver con la dedicación y sí claro con el trabajo que presentas. Como en cuanto a calidad pero obviamente vas a presentar algo de calidad si tienes la dedicación.

Ahora sí voy a empezar a hablarte de 33 que ahí viene. Dentro de 33 hay bailarines y hay actores, entonces, 33 es un trabajo profesional. Los actores que derepente estaban bailando, no así como en el suelo deshaciéndose, pero haciendo cosas de danza ¿entonces no son profesionales o qué? Pues sí son profesionales y por eso lo hacen, ellos hicieron una investigación de danza, eso muestra su profesionalidad y lo sacaron bien, o sea, que no son bailarines pero sacaron lo que tenían que hacer, eso es lo que muestra como ser profesional. Nosotros también tenemos que hacer cosas de teatro, pues ahí investigando, teniendo el conocimiento de… Sí, el conocimiento definitivamente.

Sí, porque lo hemos platicado ¿qué pasa con los bailarines que han estado desde los 3 años, que empiezan en danza clásica y se inclinan al contemporáneo pero han estado toda su vida bailando y claro que conocen las técnicas, entonces, por qué si no tienen el diplomado en danza o un curso de este tipo o la licenciatura por qué no va a ser reconocidos como tal? Al final posee los conocimientos de la disciplina.

Sandy Rubio – Sí, también creo que hay que ser muy inteligentes como para saber todo eso. Porque también, ¿tú consideras que una morra de academia que ha estado 12 años bailando, que lo hace como hobbie, es una bailarina profesional? O sea, puede ser buena bailando y puede ser más buena que una bailarina profesional, pero es distinto. Yo sé que hay un montón de gente que no ha salido a la luz y que lo hace por hobbie y que es mejor que nosotros, hay miles de personas antes que yo, mejores y más jóvenes y siempre va a haber alguien mejor. Pero la diferencia es eso, estar en un escenario y hacerlo con dedicación, saber cómo hacerlo, hacerlo conscientemente, creo que es lo que te hace ser profesional, es la diferencia entre profesional o no.

¿Y lo de 33 que me querías platicar?

Sandy Rubio – 33 es un ensamble de arte escénico. No es danza-teatro porque hay como estas dos cosas, en si lo que hace 33 es contar la historia de la muerte de Cristo, por eso se llama 33 porque se murió a los 33 años, y también hay ciertos personajes. Está Judas, María Magdalena… En escena son 10 personas, aunque creo que va a reducir el elenco, pero para el estreno fueron 10 personas entre bailarines, actores y una cantante en escena, solamente en escena. Aparte como esta pieza está conformada de un 100%, 25% danza, 25% teatro, 25% música y 25% multimedia, hay una íntima conexión de multimedia con la danza, con la música, todo está hilado, no es como esas piezas que dices “voy a poner un video para que se enriquezca”. No, hasta me atrevería a pensar que el Ebert hizo los videos y decía “voy a hacer danza para este video”, o sea todo está así relacionado.

Habla de eso de la última cena. Íbamos a hablar de lo que hizo Ebert para conseguir todo esto. Pues fue en el Cecut, entonces este muchacho, se movió un chorro. Fue hasta con Hank porque el ICBC le dió deducible de impuestos, así, los que necesites. Por ejemplo la escenografía se la puso el Estado, como de piezas que tenían ahí y que armaron practicables, con eso se hizo la mesa.

O sea, ICBC apoyó en especie y no con dinero.

Sandy Rubio – Sí. Tuvo muchos tipos de apoyos. A él sí lo apoyaron empresas con los deducibles de impuestos.

Este proyecto fue por parte de una institución, de Cecut ¿o no?

Sandy Rubio – No, es producción de Ebert Ortiz, solamente él buscó los recursos, se presentó en Cecut. Ahí se estrenó y con ese proyecto pasamos a la final de Danza Inba-Uam lo realiza el INBA, el Instituto Nacional de Bellas Artes. Se hace una vez al año, y se dice que es el premio más importante de México y parte de Latinoamérica. Se hace cada año desde hace 32 años y pues selecciona solamente, no sé si a los mejores grupos pero propuestas, y este año que vamos quedando. Mandamos el vídeo y quedamos con 33. Betalab está haciendo una participación con 33, pero de hecho fue muy padre porque de aquí de Tijuana nadamás quedamos nosotros.

Los años pasados creo que Péndulo Cero estuvo el año antepasado pero nadamás llegó a las eliminatorias, cosas así, entonces como esta vez fue un asunto que fue en espacios públicos, entonces en esa eliminatoria directamente pasamos a la final. Y pues nos fue muy bien, solamente otorgan un premio que es el premio importante que es mejor coreografía y también otorgan mejor intérprete masculino, mejor intérprete femenino, mejor música, mejor iluminación, que el año antepasado de Péndulo Cero se ganaron mejor música y mejor intérprete masculino que era Matthew Armstrong que ahorita está con Lux Boreal, antes estaba, bueno, tuvo una participación con Péndulo Cero.

Este año, te digo, fuimos nosotros y no nos ganamos el premio de mejor coreografía, se lo ganó un señor de México, pero fue una experiencia súper padre. Derepente te encontrabas con la gente que yo decía “ay, algún día quisiera conocerlo” y estábamos compitiendo directamente. Ya en el punto de reunión cuando iban a dar los resultados, pues ver a Magdalena Brezza y así de “ay, yo te admiro, admiro tu trabajo” y así, gente pues muy importante que toda la vida la había escuchado pero nadamás así por video, y verlos ahí y que te saludaran y te dijeran “ah, sí, ustedes son de 33, qué padre”. Pero nos fue muy bien, fuera de eso.

A partir de eso, Héctor Chávez que es quien está organizando el Festival José Limón en Sinaloa, nos compró la obra, entonces vamos a estar en Sinaloa en 4 sedes: Culiacán, Mazatlán, creo en que en Sonora. Salieron unos contactos y vamos a tener varias giras con 33 para este 2013. De hecho, Carmen Bojórquez, la coordinadora nos dió un carta de recomendación para poder mover la pieza por Europa. De hecho, el que ganó también nos ofreció su ayuda. Como ven que estamos súper frescos, que somos jóvenes, que a lo mejor aquí en Tijuana Lupita y yo no somos tan jóvenes, bueno 5 años sí es joven, bueno, sí. Pero imagínate allá, Ebert un mocoso, y todos así como morritos, toda la gente de allá 40 años, 20 años de experiencia. La mayoría ya se había ganado el premio 2 o 3 veces, gente muy importante. Yo creo que nos veían y nos decían todos, nos ofrecían su apoyo “vengan a bailar a Guanajuato, hacemos este contacto” así, salieron un chorro de contactos. Sí, creo que éramos los más jóvenes, entre bailarines nos tirábamos a la edad, pero de los coreógrafos Ebert era el más joven, de hecho ni debió haber entrado a la categoría porque te pedían mínimo 8 o 10 años de experiencia y él tiene 3 o 4 años, aparte por edad no podía entrar, creo que puedes a partir de los 28 o algo así. Y él tiene 23. Yo creo que fue como ese asunto de que estábamos súper jóvenes.

Eso está muy bien, porque es también como abrir paso a los nuevos…

Sandy Rubio – Sí, eso es lo que mencionó Carmen Bojórquez cuando estaban dando los resutados. Que le dió mucho gusto ver a grupos que en su vida había visto, y ver ensambles también. Estuvo muy padre, de hecho, Carmen fue el jurado para otorgarme el apoyo de Tijuana Innovadora, ella junto con Hilda Elena, ella es coordinadora de la Lic. en Danza en Mexicali, entonces ella y  Carmen fueron el jurado de mi premio. Me tocó saludarla allá.

Hicimos muchos contactos y ahorita estamos descansado de 33 porque va a haber unas modificaciones. Vamos a grabar multimedia, como esas cosas, y también en 33 en escena éramos 11, pero aparte había un montonal de gente que estaba atrás, Carlos Balderas que estaba haciendo la producción, los del Triángulo, ellos estaban haciendo el video, todo lo que se grabó para las promociones, para los multimedia en escena, todo lo hizo El Triángulo, también están otros chicos, Tórtolos, él y su novia también hicieron todo lo de los videos para las promos. También Marla Gamez estuvo un rato apoyando en la promoción, y aunque no terminó, está el contacto con ella para en un futuro, porque era lo que se nos decía, sí se necesita dinero, una lana para que ella pudiera hacer su trabajo y sí nos hizo varios paros de contactos que tenía, que llegaba el Canal 12 y nos hacía una entrevista, y salíamos en las noticias, pero en si para hacer una buena promoción pues se necesita dinero, que en ese caso no lo teníamos porque obviamente preferíamos gastar ese dinero que había en vestuarios, porque si no sería aparte pagar un chorro de dinero para hacer promoción y que el vestuario esté bien chafa, pues no. Por eso preferimos gastar el dinero en eso, bueno Ebert.

Para finalizar con la entrevista ¿algo más que quieras comentar en relación a tu experiencia en el área laboral como bailarina o en el aspecto profesional o lo que es la danza en Tijuana para ti? Algo que creas importante.

Sandy Rubio – Creo que mucha gente, bueno, me ha tocado trabajar con casi toda Tijuana de la danza, y cada quien tiene su manera de trabajar y a veces me siento como una esponja y vamos a absorber todo. Eso es lo que trato, como de absorber todo y filtrarlo porque sé que hay un chorro de cosas en Tijuana y todo lo respeto, todo me gusta y me da mucho gusto que exista tanto arte en general, no nadamás de danza, de todo. Me da mucho orgullo que exista Nortec. Una vez me platicaba Pepe Mogt de Nortec que una vez se le puso la piel chinita, dice que estaban en China en un concierto y que derepente los chinos empezaron a cantar “Tijuana makes me happy” y que él estaba así como muy sorprendido, así lleno de satisfacción y qué orgullo. Así un montón de cosas que han salida de acá, Julieta Venegas… me da mucho gusto, pero definitivamente creo que sí necesitan más apoyo los artistas. En general.

Derepente hay convocatorias de las que nisiquiera nos enteramos, nisiquiera sabemos que existen y estamos desgastándonos cada año por el PECDA, que son las convocatorias seguras ¿no? Y hay un montón y se los dan a los mismos, así de que nisiquiera sale la convocatoria porque ya está ahí, como por ese lado yo creo que sí hace falta un poco más de apoyo y sobre todo unidad.

Derepente siento que nos estamos convirtiendo en un DF, como en un DF pero DF es muy grande, creo que hasta la gente es más unida en el arte en general, entre artistas, creo que esa unidad no está todavía bien planteada aquí en Tijuana. Por ejemplo, a mì me gusta ser público de teatro, tengo muchas amigas que son de teatro, amigas así mejores amigas. Y voy a verlas, y una vez mis amigas presentándome a sus compañeros y les decía “te he visto en esto, en esto y en esto otro” y derepente un amigo les preguntaba “¿Y tú no sabes quién es ella? y decían “no”y preguntaba “¿No saben quién es Sandy? Baila danza contemporánea”. Entonces es eso ¿por qué existe eso de no ir a ver lo mismo que tienes? Ignorar.

Me me tocó ir al DF con un amigo, Iave González, hace visuales, y el primer día nos quedamos con él y al siguiente día él tenía que hacer unos visuales pero una compañera de teatro que se llama Lab 13, hicieron un ensayo general, tuvimos ensayo privado y todo, y estábamos platicando y preguntaban como un poco mi opinión y les decía, yo me dedico a la danza pero por lo que me ha tocado ver de teatro es esto, y les di una opinión con fundamentos ¿no? Precisamente por eso, imagínate que yo ignorara por completo el teatro de aquí de Tijuana, por lo menos, entonces ahí ya puedo decir “pues en mi pueblo, el teatro es así y yo pienso que”, entonces imagínate los teatreros en cuanto a danza, que no te agarren en curva y creo que eso al estar unidos nos fortalece más a crecer, a crecer, mientras más unidos estamos más público vamos a hacer. En general es lo mismo, qué padre que Péndulo Cero haga público, que Lux Boreal haga público, que La Silla Danza Contemporánea haga público, porque ese es el chiste, que mientras más público allá más conocen de danza y si todos estamos unidos más.

Por eso creo que siempre estoy con eso de la unidad y pensando un montón en proyectos que sean de unirnos, yo creo que también por eso Lupita y yo manejamos esto de las invitaciones, invitar y mezclar las disciplinas, nos juntamos con Ramón, con un plástico y salió lo de graffidanza, como ese tipo de cosas, siempre estarse mezclando, con el cine, con todo, hacer un equipo. Creo que es todo.

Muchas gracias.

389340_10150539756695558_909890390_n

Entrevista por: Janeth Susana Brijandez

Noviembre, 2012.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s